La embajada española ante los papas

Artes
978-84-120672-8-6
347
28cm
23cm
CANAL DISTRIBUCION
-5%
37,90 €
36,01 €

La historia de la embajada de Espan?a ante la Santa Sede es la historia de unas relaciones en extremo singulares, tanto por su antigu?edad como por su importancia.
Considerado durante siglos el destino diploma?tico ma?s deseado, vivo y brillante de nuestra diplomacia, fue desempen?ado por muchos personajes del mayor relieve -duques, generales, cardenales, un buen nu?mero de presidentes de gobierno-, que desde Roma se confirmaron como el mismo centro de la poli?tica exterior espan?ola.

Ahora, en un mundo secularizado y de identidades puestas en cuestio?n, cuando ambas potencias se nos muestran aparentemente bajo una luz crepuscular, cabe preguntarse que? puede aportar una historia de las relaciones diploma?ticas entre Espan?a y la Santa Sede. Pero la respuesta esta? en las muchas y ricas experiencias que nos revela o confirma: co?mo se desinforma, la demagogia, el abuso del de?bil, los li?mites que puede alcanzar el descaro o la mentira incluso entre aliados, la necesidad de prevenirnos frente a todos, sean pai?ses, ideologi?as, poli?ticos o intereses; frente a la propia Europa, frente a Oriente, frente al otro lado del Atla?ntico, frente a la Iglesia como institucio?n.

Lo que hoy conocemos como Espan?a nacio? fundamentalmente como oposicio?n a lo anticristiano -el Islam medieval que ocupaba la peni?nsula-, y luego se desarrollo? en la lucha contra el protestantismo en Europa y en la evangelizacio?n de las Indias, justificaciones que hicieron imprescindible la pu?blica aprobacio?n de la Santa Sede, de la cual nos hicimos su brazo defensor. Brazo defensor que a menudo excedi?a los deseos e intereses de los propios papas, cuando no los contradeci?an. De ahi? derivaron alianzas y conflictos sin cuento que tuvieron su reflejo en la situacio?n de nuestros embajadores en Roma.

La propia sede de la embajada, el Palacio de Espan?a -obra de Borromini- refleja la importancia de la legacio?n y el intere?s de los monarcas hispanos por reflejar el esplendor de su corona en un escaparate tan excepcional para el mundo como era y es la Ciudad Eterna. En sus salas quedaron cuadros, tapices, muebles, reformas arquitecto?nicas y tradiciones au?n hoy dignos de admiracio?n y en los que resulta imprescindible detenerse tanto por su valor histo?rico o arti?stico como por las implicaciones simbo?licas que recogen.

Ambos aspectos de la embajada: la historia de la diplomacia espan?ola en Roma y el palacio que constituye su actual sede, son el objeto de este libro.